Cova Muiño do Carballo

Dos días intensos de exploración en la localidad de Santalla, donde cuatro integrantes del Club Geoceanic pretendían buscar la posible continuidad de dicha cueva atacando el último sifón que cierra el paso temporalmente.

 

Aprovechando el bajo caudal de dicha surgencia y la sequía reinante en el lugar, la intención era portear todo el material de buceo hasta el sifón final el primer día y el segundo día realizar la oportuna inmersión intentando topografiar lo visto. En una incursión anterior vimos efectivamente que existía una línea instalada, sospechando así que ese sifón se había pasado. Hasta la fecha no hemos encontrado ningún tipo de información al respecto, ni nadie que se atribuya tal hazaña. Enseguida el primer día supimos nada mas entrar que no iba a ser fácil portear todos los equipos de buceo para tres buzos con únicamente cuatro integrantes en el equipo. Hablamos de una cueva estrecha, con surgencia activa, laminadores, algún paso casi sifonado antes del sifón , gateras, cascadas, es decir, una cueva llena de complicaciones aún a pesar de tener solo 120 metros de recorrido. Después de un día agotador finalmente los equipos de buceo se encuentran en la galería postsifón, que no deja de ser un laminador con escasos 50 cm de alto. Nos sorprende no escuchar la cascada que habíamos oído en una incursión anterior y que sospechamos está al otro lado de dicho sifón. Remarcar también el aire que sopla en dicha galería postsifón que nos hace sospechar que efectivamente detrás puede haber una galería interesante. Pero la cavidad tiene otros planes para nosotros.

El segundo día tres integrantes entran con la idea de atacar dicho sifón, haciendo una primera inmersión dos espeleobuceadores y ver así si el sifón era viable, para luego volver a por el tercer buzo e ir avanzando así con el trabajo ya al otro lado. Al ser una cueva tan pequeña el material ha sufrido algunos desperfectos y cuesta más de la cuenta equiparse, con el cansancio que eso conlleva. Los dos espeleobuceadores entran en el agua después de tardar casi 1 hora en equiparse. Ven que la inmersión no va a ser nada fácil, ya que le sifón presenta varias dificultades: agua a 8 grados, estrechez, suelo arcilloso, techo que se deshace, etc. Efectivamente después de 4 minutos salen al otro lado del sifón recorriendo la línea ya instada y se dan cuenta que la vuelta va a ser complicada porque volverán en visibilidad 0. Se determina una distancia de sifón de aproximadamente 14 metros. Fuera en aéreo aparece una galería en dirección este que continúa en recto y donde se aprecian los distintos niveles freáticos de la cueva con una longitud de unos 15 metros y altura de 4 metros. Desconocemos si esta galería sigue o tiene continuación ya que a lo lejos parece cerrarse. En esta misma galería a media altura a mano derecha en dirección sur aparece otra galería en forma de codo que gira a 3 metros hacia el este. Después de la dificultad de portear 3 equipos de buceo el día anterior, de varios fallos en los equipos y de una cueva que no goza de todas las comodidades los buzos deciden que es hora de dar la vuelta y continuar los trabajos en otra ocasión. “Solo” queda el porteo de todos los equipos hasta la salida y recuperar fuerzas.

About admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *